Cómo evitar el fraude de los falsos “likes” en Facebook

Fraude de likes de Facebook

Mucho se ha hablado esta semana pasada del posible fraude que Facebook estaría cometiendo con su publicidad, y que recogimos en nuestro anterior post “¿La publicidad en Facebook, es un Fraude?” y que recomendamos leer primero si no lo habéis hecho todavía.

Hablar de las granjas de clics falsos en Facebook, me ha recordado la discusión que tuve hace años con mis compañeros de universidad sobre la parábola de los pollos industriales versus los pollos de corral.

¿Qué pollos nos ofrece el mercado? ¿Qué pollos queremos cómo consumidores? ¿Qué pollos consumimos?

El hecho es que el pollo es un alimento barato, y esto es por que producimos pollos de forma industrial, acelerada y masivamente en todos los rincones del planeta, en grandes naves avícolas.

Por el contrario el pollo de corral es más caro. No voy a entrar ya en lo subjetivo del sabor, pero si en cuanto a la calidad de su carne, que aparte de tener una alimentación y desarrollo mucho más natural, se debe también al ejercicio físico.

Cuando vas a comprar un pollo, puede que ya sepas cuál de los 2 quieres, pero no siempre el consumidor tiene toda la información para hacer su compra.

Pues bien, con Facebook pasa algo parecido. No quiero comparar a nuestros seguidores con pollos, pero creo que veis por donde voy.

¿Qué tipo de fan quieres para tu página de Facebook?

Cada uno es libre de escoger que pollo prefiere consumir. Lo mismo pasa con los fans, si quieres comprar fans a través de anuncios para que les guste tu página, ¡no esperes tener fans de calidad que interaccionen con tus publicaciones!

Por ejemplo una cuestión pasada por alto en el estudio, es asumir que las normas por las que nos comunicamos e interactuamos en la vida real, sirvan en Facebook o tengan el mismo valor. ¿Cuántas  publicaciones de gatitos y perretes no se vuelven virales? ¿Cuánta gente no le daría a “Me gusta” a un meme de 9gag.com que dijera “Tonto el que lo lea.”? Y no interaccionamos de esa forma en nuestras relaciones presenciales. Si te siguen esos usuarios, probablemente es porque estas dirigiéndote a ellos.

Si no diriges el mensaje de tu página, publicaciones y anuncios, a un grupo objetivo muy determinado, y segmentados al público que realmente te interesa, probablemente lo único que consigas sea un espejismo: seguidores de poca calidad que nunca se manifiesten.

Lo más probable es que sólo atraigas a curiosos que coleccionan el “me gusta” de tu página cómo una medalla a exhibir, o a la espera de una ventajosa oferta a la que dudosamente prestarían atención en su vida real.

Si tus seguidores en Facebook no son fans “pata negra” de tu marca en la Vida Real TM y potenciales clientes, no esperes que su vinculación te dé resultados en términos de engagement, es decir en interacciones online que además se traduzcan en conversiones (y ventas).

Tu público, al igual que los pollos de corral, necesita un ambiente natural. Tu comunidad no necesita ser “sobrealimentada” para crecer. Déjala crecer de forma natural. Comunícate de forma natural con ellos, no te dediques simplemente a anunciarte.

El número de fans no cuenta, sólo su engagement

Con el algoritmo de Facebook, de poco te va a servir tener más fans si estos no participan. Si no obtienes suficientes interacciones dará igual que tengas 1000 o 100.000 fans, probablemente tus publicaciones serán ofrecidas en un principio al mismo número de fans, y no llegará más allá. Tu alcancé orgánico tendrá el pulso muerto.

Además, una premisa que ignora el estudio de Verisatium, es pensar que una página con 80.000 seguidores mantendrá la misma interacción que cuando tenía 12.000, o que cuando tenía 2.000. Herramientas como el barómetro de Agorapulse, o los estudios de Social Bakers, que nos aportan datos para comparar o hacer benchmarking con páginas de otras páginas de la misma industria y con similar tamaño de fans, demuestran que cuanto mayor es la comunidad de una página, menor es su grado de interacción.

Interacción según tamaño de páginas de Facebook

Interacción o engagement de los seguidores de una página típica en función de su tamaño.

Esto se debe también al algoritmo de Facebook, y es el hueso duro de roer. Hay que generar y publicar un gran contenido en la página de Facebook para que nuestros fans, si es posible, interactúen cada día más.

El número de fans, al igual que el alcance orgánico de cada publicación, es una medida con la que Facebook quiere obsesionar a las páginas para que:

  • Aumentar el volumen de negocio que una campaña de anuncios de una página a sus fans pueda significar
  • Promocionemos las publicaciones

¿Un poco injusto no?

Por eso debemos centrarnos más en interaccionar con nuestra comunidad y en llegar a toda con diferentes mensajes, en diferentes formatos y horarios, para llegar a cuantos más posibles y no sólo publicar sin más.

Cómo evitar el fraude de falsos fans en Facebook

1) Cómo conseguir a tus verdaderos fans

Lo que tienes que aprender es a dirigirte al público que te interesa, y evitar aquel que no te interesa. Esa será la mejor estrategia para alejarte de ser víctima de este posible fraude, que no es exclusiva responsabilidad de Facebook pero que hasta cierto punto consiente.

Por ello no hagas cómo Veritasium: No utilices el tipo de anuncios para conseguir Me gusta de página.

Tanto en el estudio original para la BBC con el que de Rory Cellan-Jones acusaba a Facebook de fraude en 2012, cómo en el test de Veritasium, ambos de 2012, los anuncios para captar nuevos seguidores fueron destinados bien a todos los usuarios de Facebook, incluyendo a ciertos países conocidos por tener granjas de clics.

Ahí radica el problema.

Si diriges tus anuncios a sitios donde tu público objetivo NO está, y/o que además son reputados por tener cuentas falsas, no esperes conseguir verdaderos fans que interactúen con tu marca.

Es lógico que no vas a vender Ferraris a los chavales de un instituto, por mucho que les flipe, ¿O sí?

Al igual que Veritasium, muchas pequeñas empresas no se plantean al empezar a anunciarse en Facebook que el gasto que iba a hacer en publicidad pudiera ir destinado a perfiles que en realidad no interaccionaran con su página o con sus contenidos.

Además, nuestra recomendación es no obsesionarse con el crecimiento del número de seguidores de la página, sino por la calidad de los mismos (la autenticidad de su vinculación emocional con nuestra marca) y por lo que nos aportan.

Es decir, apostamos por no promocionar la página para lograr más “Me gusta”, sino que estos nuevos seguidores lleguen a través de las interacciones de los usuarios de Facebook con nuestras publicaciones, anuncios, eventos o promociones, online y offline, dirigidas exclusivamente a nuestro grupo objetivo.

Desde el principio debes adaptar tu mensaje y segmentación al tipo de seguidores que quieres para tu página de Facebook.

Próximos Workshops CuentamelaRed

2) Aprende a utilizar correctamente la publicidad Facebook

No saber utilizar bien la publicidad Facebook si sale caro.

Facebook nos da la falsa percepción que utilizar sus anuncios es igual de sencillo que tener una cuenta de usuario en Facebook, pero las reglas del juego son diferentes.

Si utilizas los anuncios de Facebook en modo “autoservicio”, es normal que no obtengas excelentes resultados.

Anuncios por objetivos de facebook

Los anuncios “autorservicio” que encontramos en Facebook Ads o que podemos crear desde un botón la propia página de fans

Su principal problema, es que no lo eliges tu: Facebook va a dirigir tus anuncios con CPM optimizado (los Facebook Ads de “autoservicio” al alcance de todo el mundo) a la los usuarios de Facebook que realizarán probablemente la acción deseada: “Me gusta”, clics hacia tu sitio web, conversiones, interacción… y esto incluye a los falsos usuarios de las granjas de clics.

Países como India, Filipinas, Nepal, Sri Lanka, Indonesia, Bangladesh o Egipto son conocidos por tener empresas que se dedican a estas prácticas fraudulentas. Incluso en países occidentales se dan algunos casos.

Si tus negocios no están ahí, no deberías dirigir tu publicidad a ellos, por qué encontrarás fans “zombies”. Pero incluso en el caso de que tu negocio esté en estos países, también puedes llegar a tus clientes en ellos realizando una cuidadosa segmentación.

Es imprescindible saber dirigirte a tu público, y esto incluye también excluir con la segmentación al público que quieres evitar.

Debes aprender a crear manualmente el tipo correcto de anuncio para cada objetivo que tengas. Las opciones de autorservicio de “Crear un anuncio” en Facebook Ads no son lo suficientemente potentes si quieres obtener resultados excelentes.

Es mucho más efectivo utilizar Power Editor (Editor múltiple) de Facebook para crear y gestionar nuestros anuncios, y fijar el precio manualmente por CPC, aunque esto último requiere alguna experiencia.

Además existen multitud de herramientas de Facebook para dirigirnos a nuestro grupo objetivo, muchas de las cuales son nuevas en 2013:

Crear publico personalizado con Facebook

Custom Audiencies de Facebook

  • Custom Audiencies, para dirigirse a un público personalizado del que tenemos algún dato de contacto (clientes, newsletter, etc) y que cruzamos anónimamente con los datos de usuario que tiene Facebook.
  • Remarketing, gracias a FBX o Website Custom Audiencies, mostrando anuncios en Facebook a aquellos que previamente visitaron tu sitio web.
  • Audiencias en base a hábitos de consumo, según datos de socios comerciales de Facebook.
  • Audiencias similares a tus actuales seguidores, sugeridas por Facebook.

Ojo, utilizar Power Editor y estas herramientas no garantizan el éxito, pero sí mejores resultados.

Para alcanzar el éxito pleno tendrás que probar y evaluar tus anuncios para dar con la mejor conexión y empatía con tu público objetivo, que se traduzca en interacciones (y conversiones); y eso sólo lo puede lograr cada marca por sí misma.

Pero si no estás seguro de lo que estás haciendo al anunciarte en Facebook, o no estás contento con los resultados, busca el consejo o la ayuda de un profesional.

Debemos aprender a utilizar de forma profesional las herramientas publicitarias que nos ofrece Facebook. Es lo que hacen todas las grandes empresas que están en Facebook, y si sus acciones en la red social no tuvieran beneficios o un ROI positivo, serían las primeras que no estarían en Facebook.

Todo esto lo puedes aprender en detalle en nuestros Workshops de Marketing en Facebook.

Ahora sí – Si os ha gustado este post, y todavía no lo habéis hecho, hacer un “Me gusta” al pollo de corral del principio, seguro que se alegrará mucho :!D

Nosotros nos alegraremos si el artículo os aporta algo y lo compartís para que llegue a más gente.

Ha trabajado durante más de 10 años en la comunicación, marketing, fundraising y desarollo de non-profits para estudiantes universitarios a nivel europeo. Por ello le apasionan el desarrollo de las organizaciones, las redes sociales y desarrollo de negocio en nuevas tecnologías.

Deja un comentario

3 comentarios

  1. Andres

    Muy linda tu metáfora pero hay una diferencia, el pollo de campo es más caro, comprarlo y producirlo, por eso no compite nunca contra el otro. Cuando vas a comprar el pollo, sabés cual te gusta más pero también sabés cual es más barato.

    • Gracias por tu comentario Andrés.
      La metáfora va más en el sentido del refrán “lo barato puede salir caro”.
      Conseguir fans, o cualquier cosa, a cualquier precio, no es una estrategia sostenible a medio y largo plazo.
      Un saludo,

  2. Carlos

    Definitivamente Miguel, muchas gracias por tu artículo, talvez sea uno de los temas que a muchos se nos haga tan obvios que no podemos imaginar que a veces quienen toman las decisiones en una empresa no son siempre personal calificado y no tienen este tipo de consideraciones antes de aventurarse a iniciar campañas publicitarias.

    Cabe señalar que al final de todo, las consecuencias de una mala decisión muchas veces son permanentes, y exponen nuestra página a ser victima de vandalismo y/o comentarios basura que al final terminan por alejar a los clientes realmente potenciales.

    Lo “Barato o Caro” de una decisión, un servicio o un producto, no es el “costo” inmediato, sino el “valor” que tenga durante su tiempo de vida.

    Saludos.